¿Cómo limpiar las puertas metálicas?

¿Cómo limpiar las puertas metálicas?

Las puertas metálicas son muy utilizadas como puertas de exterior gracias a su gran resistencia y longevidad, pero al igual que cualquier otro material, necesita de una limpieza y un mantenimiento periódico adecuado.

  1. Las puertas metálicas se deben limpiar con un paño, agua y un producto jabonoso adecuado para ello. No debemos utilizar ningún rascador o estropajo de metal que pueda arañar y dañar de forma permanente la superficie, al igual que no es recomendable ningún producto corrosivo.
  2. En primer lugar, debemos retirar el polvo y la suciedad de la puerta con la ayuda de un paño o bayeta humedad, jabón y algún otro producto más específico de ser necesario.
  3. Una vez hemos limpiado la zona y retirado la suciedad, se procede al enjuagado en profundidad de la puerta (pues si dejamos restos de jabón el resultado puede ser que al secarse se vean manchas o pierda su brillo natural).
  4. Secar la zona. Pese a que comúnmente se deja “secar al sol”, el metal no resiste bien la humedad generalmente, por lo que corremos el riesgo de que se oxide y pierda sus cualidades y resistencia.

Aplicar una capa de pintura o protección en los casos en los que veamos que el metal está comenzando a deteriorarse.

En determinadas zonas, el riesgo de corrosión es mucho mayor, entre otras cosas por su proximidad con el mar. Un ejemplo de ello el el alto nivel de corrosión al que están expuestos las puertas metálicas en Málaga o las puertas de exterior de viviendas en zonas de mucho viento (el viento puede provocar el continuo choque de arena, ramas o pequeñas piedras que aceleren el proceso de desgaste de las puertas).

puertas de metal para negocios
Gran variedad de puertas metálicas para empresas y particulares

En el caso en que la puerta presente grandes desperfectos ocasionados por el óxido, debemos proceder a la retirada de éste de una manera suave y uniforme de manera que mediante el lijado de la zona, no se presenten picos o zonas sobresalientes que puedan dañarnos o seguir consumiendo el metal.

En el caso de puertas de acero inoxidable, será suficiente con un lavado básico con agua y jabón (utilizando algún producto específico si se presentan manchas de grasa, aceite, etc.).

Puertas metálicas con apariencia a madera

Cada vez son más comunes el uso de puertas metálicas de imitación a madera gracias a la gran resistencia de éstas frente a las puertas de madera natural y a su similitud con éstas. Su estética se asemeja a la de la madera natural, necesitan muchos menos cuidad, su mantenimiento y limpieza es mucho más sencillo y además ofrecen más seguridad pues son ignífugas.

Las puertas metálicas con apariencia a madera son instaladas en cancelas, puertas exteriores de viviendas y en locales comerciales. Importantes empresas como Batimat, ofrecen una amplia gama de puertas de metal, que además pueden ser personalizadas a gusto del cliente (tanto en forma, tamaño o finalizado).

Deja un comentario